NOTICIAS

La dureza de ser técnico o cómo revivir el partido en la M50

25/02/2011


Todavía con las emociones del partido en el cuerpo muchos viernes por la noche Andreu Casadevall pone en marcha su vehículo para realizar el trayecto Burgos – Lliria y pasar el fin de semana con su familia. Cinco horas de viaje, más de seiscientos kilómetros, en las que se mezclan múltiples sensaciones, deportivas y personales.


MIGUEL PANADÉS

No es el único caso. En nuestras competiciones profesionales son varios los entrenadores que se ven obligados a separarse físicamente de su entorno familiar más próximo para desarrollar su profesión lejos de casa, a cientos o miles de kilómetros, viviendo en soledad las ambiguas sensaciones de esa apasionante y dura tarea de dirigir un equipo profesional. Ser entrenador es un trabajo muchas veces demasiado inestable como para vivir en familia la aventura de “ganar o perder” y las parejas de estos técnicos optan por no dejar sus respectivos trabajos. Andreu Casadevall es uno de esos entrenadores “separados” física que no emocionalmente.

Muchas veces nos olvidamos que esa persona con traje y corbata y el estrés reflejado en el rostro, que vive intensamente el partido delante de su banquillo, es un profesional con vida propia, con familia, con las mismas preocupaciones personales que el resto de los humanos. El entrenador vive la realidad de su equipo de manera obsesiva y es capaz de sacrificarlo casi todo por esa pasión convertida en profesión como es el baloncesto. Pero su corazón también late en clave emotiva, también siente la nostalgia de los suyos, la sensación de estar perdiéndose algo importante en la formación de sus hijos, en la compañía de su pareja. Ese entrenador, blanco de las críticas cuando los triples no entran, escudo de los directivos cuando la afición se enfada, vive en algunos casos en soledad la presión de entrenar a cientos de quilómetros de los suyos. Tiene muchas veces, en el silencio de su piso, la única compañía tras la victoria, el único consuelo tras la derrota.

Acaba el partido de los viernes noche en El Plantío y Andreu Casadevall emprende desde Burgos rumbo a Lliria. Un viaje de cinco horas que le sirve para revivir esos cuarenta minutos de baloncesto, para visualizar nuevamente aquellas acciones que le han permitido sumar una nueva victoria, aquellos momentos mejorables, aquel gesto de su americano, aquella canasta decisiva. Se mezclan esas intensas sensaciones con la ilusión de reencontrarse en unas horas con los suyos, de ese desayuno de los sábados por la mañana junto a la familia. La suerte de Andreu con respecto a otros colegas suyos del presente y del pasado que viven o han vivido situaciones similares es que desde hace dos temporadas ese trayecto lo hace habitualmente con la satisfacción de la victoria, con la tranquilidad de que al menos esa distancia personal, ese coste emocional que se ve obligado a pagar tiene la recompensa de un buen rendimiento profesional. Llegará el domingo y se cerrará ese pequeño e intenso paréntesis personal para emprender de nuevo rumbo hacia Burgos y, en esa M50 de la conoce hasta la última curva, empezar a diseñar mentalmente su nueva semana de trabajo, su próximo reto.

He conocido algunos casos de entrenadores en los que el sacrificio de alejarse de los suyos no ha tenido recompensa deportiva con la consecuente frustración personal y profesional que ello puede conllevar. Reconocimiento pues a todos los entrenadores de diferentes niveles, de las ligas profesionales masculinas y femeninas, que emprenden esa aventura a costa de sacrificar muchos momentos irrecuperables.

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es